Ataques de ansiedad en la menopausia

Ataques de ansiedad en la menopausia

Durante la menopausia se producen muchos cambios tanto internos como externos. Es en la menopausia que los niveles hormonales caen drásticamente. Esto generalmente produce una serie de síntomas que pueden tornarse molestos y/o graves.

No es de extrañar entonces que aquellas mujeres que están pasando por la menopausia pueden experimentar ataques de ansiedad de vez en cuando.

Las dificultades que conlleva la menopausia no solo son físicas sino que también se pueden producir problemas mentales causados generalmente por una concepción errónea de lo que experimenta la mujer durante la menopausia.

Algunas mujeres sienten que su propósito en la vida ha disminuido o bien pueden pensar que la menopausia significa que sus vidas están casi terminando. Sin embargo hay que tener en cuenta que la menopausia suele ocurrir aproximadamente en la mitad de la vida de todas las mujeres, y por lo tanto no representa el fin de esta.

Los ataque de pánico que se pueden producir duramente aún después de la menopausia pueden ser causados por los cambios físicos pero también por un malestar en tal provocados por la propia experiencia de vida.

Afortunadamente existen algunas cosas que se pueden hacer para disminuir los ataque de pánico e incluso en algunos casos pueden ser eliminado por completo.

No solo los niveles hormonales caen rápidamente durante la menopausia sino que el cuerpo también tiende a utilizar las reservas de vitamina B muy rápidamente, por lo que es adecuado incorporar suplementos o alimentos que contengan esta vitamina.

Otra acción a tomar es realizar ejercicio físico y tener una dieta equilibrada y natural, ya que esto no solo será positivo a nivel físico sino que también repercutirá positivamente a nivel mental.

Las técnicas de relajación también pueden ayudar con los ataques de pánico, reduciendo cualquier tensión y por lo tanto disminuyendo la ansiedad.

Medicina natural para menopausia

Medicina natural para menopausia

La menopausia es una de las etapas que todas las mujeres tenemos que enfrentar, no podemos evitarla, tarde o temprano llega. Lo que si podemos es informarnos sobre cómo afrontarla y ello incluye conocer que medicina natural para la menopausia hay.

Los cambios que se producen durante la menopausia son muchos. Los ovarios se ralentizan, se vuelven más lentos, las menstruaciones se espacian hasta que desaparecen.

Todo ello trae consecuencias tanto físicas como psíquicas. A nivel físico suelen aparecer los sofocos, sequedad vaginal, los huesos pueden verse afectados, etc.

A nivel psíquico también aparecen trastornos asociados a la nueva etapa que se nos presenta como la depresión, la ansiedad, etc.

Afortunadamente hoy en día se ha estudiado mucho el tema de la menopausia y la medicina natural para menopausia ha avanzado mucho.

Tratamiento Natural de la Menopausia

tratamiento natural para la menopausia

Como la menopausia se caracteriza por el descenso de los estrógenos a nivel natural podemos aportar estrógeno mediante otra fuentes como por ejemplo los fitoestrógenos que se encuentran en varios alimentos.

Las isoflavonas de soja tienen un nivel estrogénico bajo. Hoy en día podemos encontrar soja fácilmente en los supermercados en muchísimos productos como la leche de soja.

También hay algunas hierbas que tienen estrógeno natural como la alfalfa o el apio.

Como vemos la medicina natural nos ayudará a paliar los síntomas de la menopausia pero uno de los mejores remedios naturales es encarar esta etapa con optimismo; el humor y la buena actitud son vitales.

Con la  medicina natural para la menopausia podremos enfrentarnos a esta nueva etapa de la vida que se nos presenta. La medicina natural ayudará a que los síntomas no sean tan fuertes y podremos sobrellevarlo todo mejor. Hemos de afrontar esta etapa de nuestra vida de la mejor forma posible.

 

Lubricante natural durante la menopausia

Lubricante natural durante la menopausia

Cuando una mujer alcanza los 40 años de edad sus niveles de estrógeno comienzan a reducirse, ésto junto con otros cambios que se producen en el cuerpo causan un periodo de la vida que se conoce como menopausia.

Esto puede causar una serie de dificultades para quienes experimentan este proceso, que van desde pequeñas molestias como pueden ser los sofocos hasta serias dificultades para tener relaciones sexuales principalmente debido a la sequedad vaginal. Cuando se da este último caso es posible que se desee probar algunos lubricantes naturales que ayudarán a superar este problema.

No obstante, en primera instancia es posible que si la mujer se da el tiempo suficiente para estar completamente excitada sea suficiente para resolver este problema y estar totalmente lubricada durante toda la experiencia. Pero cuando esto no es posible existen algunos lubricantes que están disponibles que pueden ayudar a superar esta dificultad.

Algunos de los lubricantes naturales que están disponibles son a base de petróleo, y es conveniente que sean evitados por una serie de razones. la razón más importante es que si se están utilizando preservativos  esto pueden ser dañados al entrar en contacto con el producto a base de petróleo, volviéndolos ineficaces.

En cambio es muy recomendable elegir un lubricante a base de agua, ya obrará el mismo efecto que el lubricante a base de petróleo, pero sin ninguna de las dificultades adicionales de este.

Otras medidas que se pueden tomar para ayudar a recuperar la lubricación adecuada naturalmente es hacer ejercicio diariamente, alimentarse adecuadamente e incluso hacer ejercicios pélvicos.

Remedios caseros para los sofocos de la menopausia

Remedios caseros para los sofocos de la menopausia

La menopausia es un período de cambios en el cuerpo de la mujer. Estos cambios vienen asociados a síntomas bastante molestos como los sofocos.

En este artículo vamos a explicarte por qué se producen los sofocos y qué remedios caseros para los sofocos de la menopausia puedes usar.

Los sofocos también conocidos como calores o bochornos se cree que se producen por la disminución de estrógenos que lleva a la disfunción de la actividad hormonal en la mujer.

Los sofocos son unos calores que se producen en el pecho y se extienden por cuello y cara. Es como un fuego ascendente.

Son repentinos y no se pueden controlar, son uno de los síntomas más populares de la menopausia se cree que 3 de 4 mujeres los sufren. Además pueden ir acompañados de otros síntomas como sudores o palpitaciones. En suma son muy molestos.

Por suerte al ser un síntoma de la menopausia que sufren muchas mujeres hay remedios caseros para los sofocos de la menopausia que puedes utilizar.

Llevamos una vida muy agitada y no es bueno enfrentarse a la menopausia con estrés, puedes hacer actividades relajantes como yoga, pilates u otras.

También es bueno saber respirar en el momento en que se está en medio de un sofoco.

Ducharse o refrescarse con agua a temperatura ambiente puede bajar el calor de los sofocos.

No vayas excesivamente abrigada aunque sea invierno, es mejor llevar varias capas de ropa, así en el momento que veas que te sube el calor puedes ir desabrigándote.

La alimentación en esta etapa juega un papel fundamental y puede ser uno de los  remedios caseros para los sofocos de la menopausia, come equilibrado, no abuses de grasas ni azúcares.

 

Menopausia a qué edad empieza

Menopausia a qué edad empieza

Si has llegado a nosotros es porque quizás estás teniendo algunos síntomas que te parezcan sospechosos de estar entrando en el climaterio y te preguntas menopausia a que edad empieza.

Cada mujer es un mundo, es por ello que no hay una edad fija para que empiece la menopausia. Algunas mujeres pueden tener la menopausia a los 35 sin que haya ninguna enfermedad y otras pueden seguir menstruando a los 55 años.

Generalmente se acepta que a partir de los 40 años hay una disminución de la actividad ovárica, es por ello que se sitúa a esta edad como comienzo de la premenopausia. Por ello se fija la edad de 45 años como la mayoritariamente aceptada para comenzar con la menopausia.

También va influir el estado de salud de la mujer, generalmente las mujeres que se cuidan, mantienen un peso saludable, una actividad física regular suelen llegar a la menopausia más tarde que otras que no tienen hábitos de vida saludables.

Así pues si tienes síntomas menopáusicos y consideras que no estás en la edad, pero no sabes a ciencia cierta sobre la menopausia a que edad empieza. Ante todo no te alarmes y si tienes dudas acude a tu médico, el resolverá tus dudas.

También puede haber otras enfermedades que tienen síntomas parecidos a la menopausia, de ahí la importancia de acudir al médico si se considera que puede que no sea la menopausia.

Dado que en el climaterio se espacian las reglas algunas mujeres se confían y se quedan embarazadas, achacan a la menopausia las faltas de la menstruación.

Tu médico te va a ayudar a dilucidar lo que te pasa. Puede variar mucho de una mujer a otra la menopausia a que edad empieza.

 

4 Alimentos ricos en fitoestrógenos

4 Alimentos ricos en fitoestrógenos

Los fitoestrógenos pueden ser hallados tanto en plantas como en animales. Son esteroles, esto significa en pocas palabras que son un grupo mayormente de alcoholes sólidos insaturados, como el colesterol, y se encuentran en los tejidos grasos tanto de plantas como de animales.

Los fitoestrógenos son básicamente estrógenos y son químicamente similares a la hormona estrógeno producida por los humanos y ayudan a prevenir varias enfermedades y al buen funcionamiento de determinados órganos.

Cuando una mujer llega a la menopausia, y luego de ella, sufre una deficiencia de éstos incluirlos en la dieta por lo tanto puede ayudar a disminuir el riesgo de condiciones provocadas por hormonas como cáncer de mama, enfermedad cardíaca, colesterol alto y osteoporosis.

Si bien no existe un requisito diario recomendado estandarizado de cuánto fitoestrógenos se deben incluir en la dieta, se recomienda que aquellas mujeres que están transitando la menopausia, o que ya la han transitado, intenten incluirlos en su alimentación.

Sin embargo hay que tener en cuenta que añadir grandes cantidades (demasiados) puede conducir a efectos colaterales serios por lo que se recomiendo incluirlos con moderación y de ser posible siempre consultar con el médico sobre si es seguro en cada caso particular incluirlos en la dieta y en qué cantidades.

Existen una serie de alimentos que son ricos fitoestrógenos, los cuales se detallan en las siguientes páginas.

Sofocos en la menopausia

Sofocos en la menopausia

En este artículo verás cómo sobrellevar los sofocos en la menopausia.

Una de las cosas que más nos preocupan a las mujeres a partir de los 40 años es cómo afrontar la menopausia y en concreto como enfrentarse a los molestos sofocos en la menopausia.

Pero ¿por qué se producen? Pues los calores o sofocos son una consecuencia directa del descenso de estrógenos. Los estrógenos disminuyen al no menstruar. Y esto ocurro cuando se llega a la menopausia.

Los sofocos son uno de los síntomas más frecuentes, es raro la mujer que se libra de padecerlos. Consiste en un calor que sube desde el pecho a la cara como un fuego. Pueden ir acompañados de sudoración y de palpitaciones.

La mujer siente un calor tremendo y no lo puede evitar, además muchas veces la cara se pone roja siendo esta, junto con la sudoración, las principales manifestaciones físicas de un sofoco.

 

¿Y cómo se pueden afrontar los molestos calores?

sofocos calores sudor menopausia234

Al ser los sofocos en la menopausia uno de los síntomas más comunes que sufren las mujeres en esta etapa de su vida han sido objeto de abundante estudio.

 

Hoy en día las mujeres tienen a su disposición tratamientos tanto naturales como farmacológicos para aliviar los sofocos:

En cuanto a tratamientos médicos está comprobado que los antidepresivos ayudan a disminuir los calores pero éstos siempre deben ser administrados con cautela y por un médico.

Las técnicas de relajación también ayudan a controlar la ansiedad que suelen de producir los sofocos en la menopausia.  Aprender a respirar en el momento preciso hará que los nervios se relajen.

La actitud también es muy importante enfrentarse de forma positiva a esta etapa de la vida que inevitablemente nos toca vivir a todas las mujeres hará que todo sea más fácil.

Tratamiento para La Menopausia

La menopausia es una fase más en la vida de la mujer, por ello no siempre es menester planificar un tratamiento médico.

No obstante, sí es cierto que durante este periodo aparecen muchos síntomas que podrían ser muy molestos para las mujeres y que, de presentarse,  pueden provocar una serie de complicaciones que sí precisan medidas terapéuticas.

Es necesario dejar en claro que todo tratamiento para los síntomas de la menopausia tiene efectos benéficos, pero ellos están acompañados de efectos secundarios, por lo que las medidas farmacológicas deben emplearse cuando sean requeridas, es decir, cuando se presenten los síntomas, por lo que no está indicado el tratamiento farmacológico para prevenir la aparición de los síntomas.

Tratamiento Sustitutorio de Hormonas

Dado que el principal responsable de los síntomas de la menopausia es la reducción de los estrógenos, la medida farmacológica de elección es la administración de éstos.

Existen diversos preparados de estrógenos y sus vías de administración también son de lo más diversas. Es así como encontramos cremas vaginales, inyecciones, administración por vía oral, entre otros.

La eficacia de dichos tratamientos está probada en síntomas como:

  • La falta de libido
  • Las sofocaciones.
  • Los síntomas psíquicos.
  • Las alteraciones cutáneas y genitales.
  • La disminución de la pérdida de masa ósea.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que el tratamiento Sustitutorio de Hormonas no está libre de riesgos, los que se deben tomar en cuenta, principalmente, son los siguientes:

  • Riesgo de desarrollar cálculos en la vesícula biliar.
  • Carcinoma de ovario.
  • Adenocarcinoma de endometrio.
  • Proliferación del epitelio de la mama, con aumento de riesgo en contraer cáncer.
  • Aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica.

Otros tratamientos con hormonas

Si los estrógenos estuviesen contraindicados podría contemplarse como alternativa el uso de gestágenos solos o la tibolona, que es un esteroide con acción estrogénica y que suele ser muy útil en el tratamiento de los síntomas y como protección de la masa ósea.

Otra posibilidad de tratamiento son los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos. Los más utilizados son el tamoxifeno y, sobre todo, el raloxifeno, que casi no tiene efectos secundarios y se administra cómodamente.

 

Primeros síntomas de la menopausia

La menarquía, el embarazo y la menopausia son sin duda las 3 etapas más importantes, biológicamente hablando, en la vida de una mujer.

Mientras una representa la transición de niña a adolescente, la segunda la consagra en su género como símbolo de reproducción, la última le da término y fin a esta etapa y da paso a un ciclo de cambios hormonales, que se manifiestan como los primeros síntomas de la menopausia los cuales se reflejarán en su carácter, estado físico y emocional.

Los primeros síntomas de la menopausia

Regularmente la mujer experimenta los primeros síntomas de la menopausia cuando su edad oscila entre los últimos años de los 30 y los primeros de los 40, siendo éste un suceso natural que aparece de forma gradual, no debiéndose ver como una enfermedad y menos con un trastorno.

Algunas mujeres experimentan los síntomas antes que otras. El desarrollo de los primeros síntomas de la menopausia puede deberse a muchas razones, entre ellas las más comunes son los altos niveles de estrés, falta de ejercicio, alimentación insuficiente o de baja calidad, estilo de vida poco o nada saludable, entre otras causas.

El primer síntoma de la menopausia y el más evidente, es la poca regularidad en los ciclos menstruales. Esto es más evidente en aquellas mujeres que funcionan como “reloj ingles”, es decir con mucha exactitud.

El límite regular sobre el nivel del flujo menstrual también varía. Algunas veces éste podría durar de tres a cinco días, mientras que en otras oportunidades podría ser de una semana o incluso más.

Los cambios en los niveles de las hormonas en el cuerpo señalan los primeros síntomas de la menopausia.

Dicho cambios son, en ocasiones, consecuencia de los bajos niveles de energía y de una capacidad limitada para hacerle frente a los desafíos de la vida. Estos cambios hormonales también dan paso a los sofocos repentinos, que suelen ser de otro de los primeros síntomas más comunes.

Los sofocos suelen ser bastante repentinos e impredecibles. Y tienden a presentarse más frecuentemente en horas de la noche.

Según estadísticas, alrededor del 80% de las mujeres soporta los sofocos durante 5 años. Y hasta un 10% por periodos superiores a los 8 años.

Lista de los primeros síntomas

  • Sudores nocturnos.
  • Sequedad vaginal.
  • Problemas urinarios.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  • Aumento de peso.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de la libido.
  • Confusión mental.

Síntomas de la menopausia en las mujeres

Entendemos por menopausia a la última menstruación de una mujer, y tiene lugar, regularmente, entre los 45 y 55 años de edad.

Para saber que una mujer ha pasado ya la menopausia se deben de contar 12 meses consecutivos sin tener el período.

Sin embargo, a medida que este se va retirando en la mujer que ha alcanzado este grado de madurez, ésta va notando una serie de síntomas y señales, que es lo que conocemos como climaterio.

Los signos síntomas de la menopausia en la mujer que van apareciendo se deben a la reducción de los niveles de estrógenos que tienen lugar en esta fase de la vida.

Síntomas más frecuentes y regulares

Cambios e irregularidades en la menstruación

La señal más evidente de la llegada de la menopausia es la irregularidad del período menstrual.

Así, estos ciclos pueden ser más largos o, en ocasiones, más cortos, presentándose dos sangrados en menos de un mes.

Este sangrado puede volverse más abundante pero también tenderá a tener menos volumen.

A medida que pasa el tiempo, los períodos de menstruación van siendo cada vez más separados, hasta que desaparecen completamente.

Calores y sofocos

Los sofocos son otro de los síntomas más frecuentes de las fases pre y post menopausia.

Consisten en una sensación de calor, acompañada de sudoración y palpitaciones. Éste es uno de los sintomas más incómodos y afecta a más de 75% de las mujeres.

Disminución del sueño

Otra de las hormonas que se ve reducida durante la menopausia es la Progesterona, la cual tiene entre sus tareas favorecer la conciliación del sueño.

Esto, ligado a los sofocos, que se dan con mayor frecuencia por las noches, hace que las mujeres en esta etapa puedan tener más problemas para dormir.

Reducción del deseo sexual

La sequedad vaginal que aparece en esta etapa de la vida femenina, trae como consecuencia una gran incomodidad a la hora de mantener relaciones sexuales.

Al no lubricar lo suficiente, puede producir dolor al momento de la penetración, sin embargo, existe una amplia variedad de lubricantes artificiales que pueden suplir esta carencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies