Embarazo en la menopausia ¿Es posible?

Existen muchas dudas respecto a la menopausia, esto se debe en parte a la falta de información al respecto sobre este tema, sin embargo con el Internet y el auge de la informática es mucho más fácil poder tener acceso.

Una de las muchas inquietudes que existen al respecto de este tema es el del embarazo, ¿Cómo saber si es posible? Ó ¿Qué riesgo podría implicar para la salud de una mujer o, del bebé?, estas preguntas tendrán respuesta en este breve artículo.

Embarazo y menopausia

Primeramente es necesario partir de la premisa que sí es posible quedar embarazada en la menopausia.

Sin embargo, es necesario hacer dos separaciones, durante la premenopausia sí es posible que ocurra un embarazo natural debido a que la mujer aún tiene su periodo menstrual y por tanto está ovulando, las irregularidades en el ciclo menstrual hace difícil que la mujer detecte que está embarazada.

Ahora bien después de la menopausia, es decir, después del último periodo menstrual, sí es posible que una mujer quede embarazada pero será con ayuda, es decir, mediante óvulos de una donante para poder concebir.

Este proceso será el de la fecundación in vitro con óvulos donados o mediante la donación de embriones.

La fertilidad disminuye con los años y a partir de los 35 años puede variar bastante dicha fertilidad entre las mujeres, la clave de un embarazo en la premenopausia o después de la menopausia se encuentra en los óvulos, los cuales la mujer no produce por falta de estrógenos.

Embarazo después de la menopausia

El proceso no se tratará solamente en inyectar óvulos sino que los médicos deberán asegurarse que el vientre de la mujer está listo para recibirlos. Las terapias de estrógenos pueden ser una alternativa para fortalecer el útero.

La inyección de hormonas suele suceder en estos casos debido a que la mujer ya no es lo suficientemente joven como para producir esas hormonas por sí misma.

El necesario resaltar que el embarazo de una mujer en la premenopausia o después de la menopausia contiene más riesgos que el de una mujer joven, todo depende también de cuan sana sea la madre para enfrentar un embarazo a una edad avanzada, ya que varios factores influyen.

Riesgos de tener un embarazo

Si bien las técnicas de reproducción asistida para poder tener un embarazo exitoso son efectivas siempre esta actividad implica riesgos, partiendo de que la función del ovario de perpetuar la especie se ha perdido en las mujeres postmenopáusicas.

Los riesgos de sufrir un aborto espontaneo en una mujer postmenopáusica en los primeros tres meses es del 50%, se debe a diversos factores, sin embargo el más común suele ser de origen cromosómico, lo cual suele suceder si sus óvulos están defectuosos, lo cual origina un problema muy común en las mujeres embarazadas de avanzada edad, el síndrome de Down.

Las complicaciones que ocurren más frecuentemente son:

  • Diabetes gestacional
  • Preclamsia
  • Placenta previa
  • Desprendimiento prematuro de la placenta
  • Bajo peso
  • Parto prematuro
  • Muerte del bebé al nacer

Las mujeres deben continuar utilizando métodos anticonceptivos aún si saben que se encuentran en la etapa de premenopausia o climaterio, debido a que es posible quedar embarazada, muchas veces por la irregularidad del ciclo menstrual en esta etapa muchas mujeres tardan en darse cuenta que están embarazadas.

Si la mujer descubre que está embarazada es necesario recurrir a un doctor rápidamente para que evalúe su salud y realice los exámenes correspondientes para tener un diagnóstico de cómo manejar el embarazo.

Es necesario tener los controles prenatales debidos y seguir las indicaciones del médico para tener un embarazo exitoso.

La mujer debe estar consciente que su condición de embarazo a una edad mayor implica los riesgos anteriormente descritos por eso debe ser más cuidadosa y cuidar su salud aún más que sus embarazos anteriores.

Importante es señalar que según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades el 47% de las mujeres que resultan embarazadas a los 40 años o más tienen a sus hijos por cesáreas.

Esto es necesario mencionarlo debido a que la estadística suele ser alta y para poder evitar complicaciones al momento de concebir si es que la mujer tiene antecedentes importantes sobre este tema.

 

Bochornos en la menopausia

La menopausia como etapa de la mujer es un proceso natural que debe saber cómo llevarse para que no resultar complicado tanto para la salud como para la vida diaria.

Diversos son los síntomas que pueden presentarse, sin embargo los bochornos en la menopausia son un síntoma muy particular que tiene varias características que se explicarán en este breve artículo y que es importante que las mujeres las tomen muy en cuenta en caso pueda ocurrirle algún escenario similar.

Bochornos o Sofocos

Los bochornos son un síntoma muy particular de la menopausia que se produce por los cambios hormonales.

Generalmente las sensaciones del bochorno son: calor intenso en el rostro y la parte superior del cuerpo, muchas veces provocando nauseas, mareos, agitación, mareos, dolor de cabeza y hasta sensación de sofocación.

Muchas mujeres sienten la sensación del bochorno justo antes que este llegue, asimismo puede ser un escalofrío al inicio o al final del bochorno.

Causas de los bochornos

Los sofocos o bochornos en la menopausia siempre están relacionado con la pérdida de estrógenos en la mujer, la disminución de estas hormonas tienen un efecto en el hipotálamo, es cuál es el encargado de controlar apetito, hormonas sexuales, ciclos de sueño y temperatura corporal.

La falta de estrógeno puede provocar que el hipotálamo tenga una especie de “confusión” y envié señales al cuerpo, manifestándose en calor intenso, el cerebro a su vez responde a esta señal a través del sistema nervioso provocando efectos secundarios como la traspiración.

Periodos

Alrededor del 85% de las mujeres sufren bochornos, estos pueden presentarse algunos años antes de la menopausia o durante el climaterio, con prolongación o pauses indefinidas.

Aproximadamente el 30% de las mujeres continúa teniendo bochornos o sofocos varios años después de la menopausia.

Aun cuando es difícil predecir el momento de la aparición de los bochornos es común que ocurran entre 6 y 8 de la mañana; y entre 6 y 10 de la noche.

Recomendaciones para los bochornos

Los bochornos suelen ser bastante incómodos cuando suceden durante el trabajo, reuniones o alguna otra actividad, por eso es muy importante tomar en cuenta algunas recomendaciones:

  • No utilizar telas calientes como lana o seda, ya que éstas aumentan el calor en el cuerpo.
  • Siempre utilizar camiseta de cuello abierto.
  • Mantener agua fría a la mano para poder beber y refrescarse por dentro.
  • Vestirse por capas para que sea fácil remover la ropa superior en caso que el bochorno sea sofocante.
  • Es muy recomendable tener un ventilador por las noches, el aire acondicionado funciona mucho mejor en estos casos debido a la temperatura.
  • Ducharse antes de ir a dormir es muy recomendable ya que le permite a la mujer dormir fresca y estar más tranquila en caso de un bochorno en la noche o al despertar.
  • Utilizar ropa de dormir liviana y cómoda para no sofocarse si aparecen los bochornos nocturnos.
  • Utilizar el refrigerador como forma de disminuir el calor es algo que muchas mujeres suelen hacer.

Para aliviar la intensidad de los bochornos también es recomendable realizar ejercicio ya que aumenta las cantidades de endorfina y por tanto ayuda a combatir los demás efectos de la menopausia. También es necesario tomar en cuenta ejercicios de relajación y manejo del estrés como masajes, yoga, meditación, etc.

Asimismo el cuidado de la dieta es muy importante, la disminución de grasas es importante, tomando en cuenta que se trata de tener una buena alimentación y no de adelgazar porque eso puede empeorar los síntomas.

Los remedios a base de hierbas y soya son muy positivos debido a su contenido de fitoestrógenos.

Los bochornos durante la menopausia suelen ser los síntomas más molestos e incómodos, por eso es necesario que la mujer tome sus precauciones y se cuide con la aparición de éstos porque pueden llegar incluso antes que la menopausia.

La irritabilidad y cambios de humor pueden ser muy frecuentes por eso el apoyo del cónyuge será siempre una pilar importante para que la mujer supere esta etapa sin ningún problema o complicación así como tener el tratamiento adecuado, ya que su salud mental también puede tener repercusiones en el cuerpo y hasta provocar problemas en el hogar debido a los susceptible de su carácter en esta etapa de su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies