Bochornos en la menopausia: Como afrontarlos

Bochornos en la menopausia: Como afrontarlos

La menopausia es una etapa de la vida de las mujeres que  se caracteriza por la desaparición de la menstruación. Durante la menopausia se producen una serie de cambios y tiene bastantes consecuencias una de ella son los  bochornos o sofocos en la menopausia.

Y ¿qué son los  bochornos? Los bochornos o sofocos son situación de calor repentino y muy intenso que sufren las mujeres durante la menopausia. El calor se origina en el pecho sube por los hombros y la cara. Muchas veces van acompañados de sudoración, palpitaciones y rubor.

Los sofocos son uno de los síntomas de la menopausia más temidos del climaterio se calcula que lo sufren 3 de 4 mujeres y a pesar de ser el síntoma más extendido no se sabe a ciencia cierta por qué se producen.

Se cree que los bochornos en la menopausia son producidos por los desajustes hormonales. El descenso del nivel de estrógenos hace que se desencadenen una serie de problemas hormonales.

Para paliar los sofocos existen productos en el mercado. Si acudimos a nuestro médico de cabecera probablemente nos mande terapia de reemplazo hormonal, es decir, medicamentos que nos van a devolver el nivel de hormonas a nuestro organismo.

También podemos recurrir a terapias naturales podemos consumir algunas hierbas que tienen algo de estrógeno.

Aprender a respirar también nos va a ayudar a controlar los bochornos. Lo normal es que al subir el calor la mujer se ponga nerviosa y esto empeora la situación. Si se aprende a respirar al tener el sofoco controlaremos el calor.

Los bochornos o sofocos en la menopausia son uno de los síntomas más desagradables y más extendidos también son muy temidos por las mujeres. Es importante también enfrentarnos a ellos con optimismo y buena actitud, esto nos ayudará en esta etapa.

 

Primeros síntomas de la menopausia

La menarquía, el embarazo y la menopausia son sin duda las 3 etapas más importantes, biológicamente hablando, en la vida de una mujer.

Mientras una representa la transición de niña a adolescente, la segunda la consagra en su género como símbolo de reproducción, la última le da término y fin a esta etapa y da paso a un ciclo de cambios hormonales, que se manifiestan como los primeros síntomas de la menopausia los cuales se reflejarán en su carácter, estado físico y emocional.

Los primeros síntomas de la menopausia

Regularmente la mujer experimenta los primeros síntomas de la menopausia cuando su edad oscila entre los últimos años de los 30 y los primeros de los 40, siendo éste un suceso natural que aparece de forma gradual, no debiéndose ver como una enfermedad y menos con un trastorno.

Algunas mujeres experimentan los síntomas antes que otras. El desarrollo de los primeros síntomas de la menopausia puede deberse a muchas razones, entre ellas las más comunes son los altos niveles de estrés, falta de ejercicio, alimentación insuficiente o de baja calidad, estilo de vida poco o nada saludable, entre otras causas.

El primer síntoma de la menopausia y el más evidente, es la poca regularidad en los ciclos menstruales. Esto es más evidente en aquellas mujeres que funcionan como “reloj ingles”, es decir con mucha exactitud.

El límite regular sobre el nivel del flujo menstrual también varía. Algunas veces éste podría durar de tres a cinco días, mientras que en otras oportunidades podría ser de una semana o incluso más.

Los cambios en los niveles de las hormonas en el cuerpo señalan los primeros síntomas de la menopausia.

Dicho cambios son, en ocasiones, consecuencia de los bajos niveles de energía y de una capacidad limitada para hacerle frente a los desafíos de la vida. Estos cambios hormonales también dan paso a los sofocos repentinos, que suelen ser de otro de los primeros síntomas más comunes.

Los sofocos suelen ser bastante repentinos e impredecibles. Y tienden a presentarse más frecuentemente en horas de la noche.

Según estadísticas, alrededor del 80% de las mujeres soporta los sofocos durante 5 años. Y hasta un 10% por periodos superiores a los 8 años.

Lista de los primeros síntomas

  • Sudores nocturnos.
  • Sequedad vaginal.
  • Problemas urinarios.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  • Aumento de peso.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de la libido.
  • Confusión mental.

Bochornos en la menopausia

La menopausia como etapa de la mujer es un proceso natural que debe saber cómo llevarse para que no resultar complicado tanto para la salud como para la vida diaria.

Diversos son los síntomas que pueden presentarse, sin embargo los bochornos en la menopausia son un síntoma muy particular que tiene varias características que se explicarán en este breve artículo y que es importante que las mujeres las tomen muy en cuenta en caso pueda ocurrirle algún escenario similar.

Bochornos o Sofocos

Los bochornos son un síntoma muy particular de la menopausia que se produce por los cambios hormonales.

Generalmente las sensaciones del bochorno son: calor intenso en el rostro y la parte superior del cuerpo, muchas veces provocando nauseas, mareos, agitación, mareos, dolor de cabeza y hasta sensación de sofocación.

Muchas mujeres sienten la sensación del bochorno justo antes que este llegue, asimismo puede ser un escalofrío al inicio o al final del bochorno.

Causas de los bochornos

Los sofocos o bochornos en la menopausia siempre están relacionado con la pérdida de estrógenos en la mujer, la disminución de estas hormonas tienen un efecto en el hipotálamo, es cuál es el encargado de controlar apetito, hormonas sexuales, ciclos de sueño y temperatura corporal.

La falta de estrógeno puede provocar que el hipotálamo tenga una especie de “confusión” y envié señales al cuerpo, manifestándose en calor intenso, el cerebro a su vez responde a esta señal a través del sistema nervioso provocando efectos secundarios como la traspiración.

Periodos

Alrededor del 85% de las mujeres sufren bochornos, estos pueden presentarse algunos años antes de la menopausia o durante el climaterio, con prolongación o pauses indefinidas.

Aproximadamente el 30% de las mujeres continúa teniendo bochornos o sofocos varios años después de la menopausia.

Aun cuando es difícil predecir el momento de la aparición de los bochornos es común que ocurran entre 6 y 8 de la mañana; y entre 6 y 10 de la noche.

Recomendaciones para los bochornos

Los bochornos suelen ser bastante incómodos cuando suceden durante el trabajo, reuniones o alguna otra actividad, por eso es muy importante tomar en cuenta algunas recomendaciones:

  • No utilizar telas calientes como lana o seda, ya que éstas aumentan el calor en el cuerpo.
  • Siempre utilizar camiseta de cuello abierto.
  • Mantener agua fría a la mano para poder beber y refrescarse por dentro.
  • Vestirse por capas para que sea fácil remover la ropa superior en caso que el bochorno sea sofocante.
  • Es muy recomendable tener un ventilador por las noches, el aire acondicionado funciona mucho mejor en estos casos debido a la temperatura.
  • Ducharse antes de ir a dormir es muy recomendable ya que le permite a la mujer dormir fresca y estar más tranquila en caso de un bochorno en la noche o al despertar.
  • Utilizar ropa de dormir liviana y cómoda para no sofocarse si aparecen los bochornos nocturnos.
  • Utilizar el refrigerador como forma de disminuir el calor es algo que muchas mujeres suelen hacer.

Para aliviar la intensidad de los bochornos también es recomendable realizar ejercicio ya que aumenta las cantidades de endorfina y por tanto ayuda a combatir los demás efectos de la menopausia. También es necesario tomar en cuenta ejercicios de relajación y manejo del estrés como masajes, yoga, meditación, etc.

Asimismo el cuidado de la dieta es muy importante, la disminución de grasas es importante, tomando en cuenta que se trata de tener una buena alimentación y no de adelgazar porque eso puede empeorar los síntomas.

Los remedios a base de hierbas y soya son muy positivos debido a su contenido de fitoestrógenos.

Los bochornos durante la menopausia suelen ser los síntomas más molestos e incómodos, por eso es necesario que la mujer tome sus precauciones y se cuide con la aparición de éstos porque pueden llegar incluso antes que la menopausia.

La irritabilidad y cambios de humor pueden ser muy frecuentes por eso el apoyo del cónyuge será siempre una pilar importante para que la mujer supere esta etapa sin ningún problema o complicación así como tener el tratamiento adecuado, ya que su salud mental también puede tener repercusiones en el cuerpo y hasta provocar problemas en el hogar debido a los susceptible de su carácter en esta etapa de su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies