Exámenes de rutina que se deben hacer después de los 40

Exámenes de rutina que se deben hacer después de los 40

Existen una serie de exámenes médicos de rutina que se deben realizar (incluso si no se está enferma) después de los 40 años, que pueden ayudar a detectar problemas de salud en sus fases iniciales, desarrollar un estilo de vida saludable y mantener una cercana relación con el médico.

Es aconsejable concurrir al médico al menos una vez al año para realizarse exámenes con regularidad. Si se presenta algún problema de salud, es importante no esperar hasta la próxima visita acordada, por el contrario se le debe comunicar inmediatamente.

¿En qué consiste un examen de rutina?

examenes de rutina en la mneopausia

En la visita al médico para un examen de rutina, se controla el peso y la presión arterial, se examina la piel, los senos (para detectar bultos o secreciones), el abdomen (para detectar problemas en los ovarios y/o el útero), la vulva y la vagina y en algunos casos el recto, es decir, el cuerpo en general para verificar que no haya algún problema. Además se informa sobre:

  • La historia médica (antecedentes).
  • Los hábitos en relación al ejercicio.
  • Si se toman medicamentos.
  • Si se tiene el hábito de fumar, beber alcohol o usar drogas.

Es importante destacar que en muchos casos existen enfermedades que avanzan silenciosamente. Por ejemplo, la mayoría de las personas que padecen hipertensión arterial no lo saben y solo pueden averiguarlo midiendo su presión arterial regularmente, del mismo modo los niveles altos de colesterol y azúcar en sangre no suelen producir síntomas hasta que la enfermedad se encuentra avanzada.

Por este motivo es imperioso que se visite al médico para realizar exámenes rutinarios al menos una vez al año.

Los exámenes que se deben realizar son los siguientes:

  • Prueba de glucosa en ayunas
  • Prueba del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Evaluación del panel de lípidos
  • Prueba de Papanicolaou
  • Mamografía
  • Examen de detección de hormona estimulante de la tiroides
  • Examen de osteoporosis
  • Evaluación de cáncer colorrectal
  • Examen dental
  • Examen oftalmológico

 

Tratamiento para La Menopausia

La menopausia es una fase más en la vida de la mujer, por ello no siempre es menester planificar un tratamiento médico.

No obstante, sí es cierto que durante este periodo aparecen muchos síntomas que podrían ser muy molestos para las mujeres y que, de presentarse,  pueden provocar una serie de complicaciones que sí precisan medidas terapéuticas.

Es necesario dejar en claro que todo tratamiento para los síntomas de la menopausia tiene efectos benéficos, pero ellos están acompañados de efectos secundarios, por lo que las medidas farmacológicas deben emplearse cuando sean requeridas, es decir, cuando se presenten los síntomas, por lo que no está indicado el tratamiento farmacológico para prevenir la aparición de los síntomas.

Tratamiento Sustitutorio de Hormonas

Dado que el principal responsable de los síntomas de la menopausia es la reducción de los estrógenos, la medida farmacológica de elección es la administración de éstos.

Existen diversos preparados de estrógenos y sus vías de administración también son de lo más diversas. Es así como encontramos cremas vaginales, inyecciones, administración por vía oral, entre otros.

La eficacia de dichos tratamientos está probada en síntomas como:

  • La falta de libido
  • Las sofocaciones.
  • Los síntomas psíquicos.
  • Las alteraciones cutáneas y genitales.
  • La disminución de la pérdida de masa ósea.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que el tratamiento Sustitutorio de Hormonas no está libre de riesgos, los que se deben tomar en cuenta, principalmente, son los siguientes:

  • Riesgo de desarrollar cálculos en la vesícula biliar.
  • Carcinoma de ovario.
  • Adenocarcinoma de endometrio.
  • Proliferación del epitelio de la mama, con aumento de riesgo en contraer cáncer.
  • Aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica.

Otros tratamientos con hormonas

Si los estrógenos estuviesen contraindicados podría contemplarse como alternativa el uso de gestágenos solos o la tibolona, que es un esteroide con acción estrogénica y que suele ser muy útil en el tratamiento de los síntomas y como protección de la masa ósea.

Otra posibilidad de tratamiento son los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos. Los más utilizados son el tamoxifeno y, sobre todo, el raloxifeno, que casi no tiene efectos secundarios y se administra cómodamente.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies