Menopausia y Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos, como resultado aumenta el riesgo de fracturas  y  puede conducir a una pérdida de altura y/o una espalda jorobada. Los estudios indican que aproximadamente la mitad de las mujeres mayores de 60 años tienen al menos una fractura por osteoporosis.

La palabra osteoporosis significa literalmente “hueso poroso”. Generalmente esta enfermedad progresa sin ningún tipo de síntoma.  Es frecuente que la osteoporosis no sea descubierta hasta que se producen fracturas, que se dan comúnmente en la espalda o las caderas.

Existen algunas acciones que se pueden tomar para prevenir la osteoporosis, y tratamientos que pueden ayudar a reducir la tasa de pérdida ósea si una persona ya tiene osteoporosis. Esta enfermedad es altamente tratable y prevenible.

Si bien no se sabe la causa exacta de la osteoporosis, sí se sabe cómo se desarrolla la enfermedad. Aproximadamente hasta los treinta años de edad una persona sana gana más hueso del que pierde. Pero después de los 35 años la perdida de huesos supera la acumulación de huesos y como resultado se produce una pérdida gradual de masa ósea. Cuando la pérdida de masa ósea en un individuo alcanza cierto punto se puede decir que tiene osteoporosis.

Hay una relación importante entre la falta de estrógeno de la menopausia y la osteoporosis. Después de la menopausia la descomposición ósea supera a la construcción de hueso nuevo. La pérdida de masa ósea se produce por aquellos períodos prolongados de bajos niveles hormonales, períodos menstruales ausentes o poco frecuentes.

Se calcula que una mujer promedio pierde hasta un 10% de su masa ósea en los primeros cinco años después de la menopausia.

Además de la menopausia, hay otros factores de riesgo que pueden predisponer a desarrollar osteoporosis:

  • Edad. A medida que el cuerpo envejece  la masa ósea empieza a disminuir.
  • Género. Las mujeres son cuatro veces más proclives que los hombres a desarrollar osteoporosis.
  • Ser de raza blanca o asiática. Las mujeres de estas razas tienen mayores probabilidades de desarrollar osteoporosis.
  • Estructura ósea y peso corporal. Las mujeres pequeñas y delgadas tienen mayores probabilidades de desarrollar osteoporosis.
  • Antecedentes familiares de osteoporosis. La herencia es uno de los factores de riesgo más importantes para la osteoporosis

También existen otros factores de riesgo que puedes controlar, tales como:

  • El consumo de alcohol.
  • El ejercicio o la actividad física.
  • El tabaquismo.
  • El consumo de calcio.

Tratamientos

  • Terapia de reemplazo hormonal (TRH). Este tratamiento reemplaza el estrógeno que el cuerpo ya no produce, afectando el ritmo e incluso deteniendo la pérdida de masa ósea.
  • Consumo de calcio. Tu dieta debe incluir alimentos ricos en calcio, como leche y yogur, o considerar tomar un suplemento diario de calcio. Las mujeres peri y postmenopáusicas que toman estrógenos necesitan 1200 mg de calcio al día (lo que equivale al consumo de tres a cuatro porciones de productos lácteos), y las mujeres posmenopáusicas que no requieren de los estrógenos necesitan alrededor de 1500 mg por día (las mujeres menopáusicas promedio sólo consume alrededor de 750 mg por día).
  • Vitamina D. La vitamina D se activa en el hígado y los riñones para aumentar la absorción de calcio. Las mujeres de 51 a 70 años requieren 400 unidades de vitamina D por día, y las mujeres mayores de 70 años necesitan 600 unidades. La leche fortificada con vitamina D es una de las mejores fuentes alimenticias de este nutriente. También la mayoría de los suplementos vitamínicos contienen 100% de las necesidades diarias.
  • Ejercicio físico. El ejercicio no puede detener la pérdida ósea, pero la actividad, especialmente caminar, puede ralentizar el ritmo de avance de la osteoporosis. Además, el ejercicio mantiene los músculos tonificados y fuertes. Una caminata rápida de 30 minutos durante varios días a la semana es todo lo que necesitas para aumentar tu fuerza y ​​ condición física general.
  • Medicamentos. Existen varios medicamentos que pueden ayudar a preservar la pérdida de hueso. Pregúntale a tu médico para obtener más información sobre estos tratamientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies