La menarquía, el embarazo y la menopausia son sin duda las 3 etapas más importantes, biológicamente hablando, en la vida de una mujer.

Mientras una representa la transición de niña a adolescente, la segunda la consagra en su género como símbolo de reproducción, la última le da término y fin a esta etapa y da paso a un ciclo de cambios hormonales, que se manifiestan como los primeros síntomas de la menopausia los cuales se reflejarán en su carácter, estado físico y emocional.

Los primeros síntomas de la menopausia

Regularmente la mujer experimenta los primeros síntomas de la menopausia cuando su edad oscila entre los últimos años de los 30 y los primeros de los 40, siendo éste un suceso natural que aparece de forma gradual, no debiéndose ver como una enfermedad y menos con un trastorno.

Algunas mujeres experimentan los síntomas antes que otras. El desarrollo de los primeros síntomas de la menopausia puede deberse a muchas razones, entre ellas las más comunes son los altos niveles de estrés, falta de ejercicio, alimentación insuficiente o de baja calidad, estilo de vida poco o nada saludable, entre otras causas.

El primer síntoma de la menopausia y el más evidente, es la poca regularidad en los ciclos menstruales. Esto es más evidente en aquellas mujeres que funcionan como “reloj ingles”, es decir con mucha exactitud.

El límite regular sobre el nivel del flujo menstrual también varía. Algunas veces éste podría durar de tres a cinco días, mientras que en otras oportunidades podría ser de una semana o incluso más.

Los cambios en los niveles de las hormonas en el cuerpo señalan los primeros síntomas de la menopausia.

Dicho cambios son, en ocasiones, consecuencia de los bajos niveles de energía y de una capacidad limitada para hacerle frente a los desafíos de la vida. Estos cambios hormonales también dan paso a los sofocos repentinos, que suelen ser de otro de los primeros síntomas más comunes.

Los sofocos suelen ser bastante repentinos e impredecibles. Y tienden a presentarse más frecuentemente en horas de la noche.

Según estadísticas, alrededor del 80% de las mujeres soporta los sofocos durante 5 años. Y hasta un 10% por periodos superiores a los 8 años.

Lista de los primeros síntomas

  • Sudores nocturnos.
  • Sequedad vaginal.
  • Problemas urinarios.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  • Aumento de peso.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de la libido.
  • Confusión mental.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies