👩‍⚕️ Candidiasis Vaginal, Vaginosis Bacteriana y Probióticos 💊

Candidiasis Vaginal - Vaginosis Bacteriana -Tratamiento con probióticos

Las infecciones vulvovaginales representan en la actualidad un promedio del 20% de todas las consultas ginecológicas. Y se estima que cerca del 75% de las mujeres han tenido algún problema de vulvovaginitis sintomática en algún momento de su vida, y por lo menos entre un 40% y un 50% han experimentado incluso un segundo episodio.

En este artículo te contaremos todo lo que necesitas conocer sobre la candidiasis vaginal y la vaginosis bacteriana, y cómo el tratamiento con probióticos puede ayudarte.

¿Qué es la Candidiasis Vaginal?

Qué es la Candidiasis Vaginal

La candidiasis vaginal es una de las principales causas de infección vaginal, ya que representa alrededor del 25% de las vaginitis infecciosas. Normalmente producida, en la mayoría de los casos, por el hongo Candida albicans.

Este hongo puede ser parte de la microbiótica de la vagina en mujeres sanas, o bien puede ir colonizándola de manera transitoria, y residir en ella sin producir síntomas, excepto que se den ciertas circunstancias.

En el caso de haber síntomas, estos suelen ser molestos, provocando la inflamación de los tejidos. Asimismo, el flujo puede aumentar, y volverse más denso (incluso en grumos) y permanecer dentro de la propia vagina lo que puede provocar una sensación de sequedad.

Generalmente produce dolor durante las relaciones sexuales y picor vulvar, e incluso se pueden provocar fisuras en las mucosas o en las zonas de transición de la piel.

¿Qué es la Vaginosis Bacteriana?

Qué es la Vaginosis Bacteriana

Las vaginosis bacteriana es una clase de inflamación vaginal que se produce por el excesivo crecimiento de bacterias “malas” (anaerobios) por sobre las bacterias “buenas” (lactobacilos) -que se hallan de manera natural en la vagina- lo que altera el equilibrio natural de los microorganismos de la vagina.

Normalmente las mujeres que se encuentran en sus años reproductivos son más propensas a sufrir de esta patología. Sin embargo, cabe aclarar que mujeres de cualquier edad pueden verse afectadas.

Si bien no se conoce con total exactitud la causa se sabe que ciertas actividades, como las duchas vaginales frecuentes o las relaciones sexuales sin protección, suelen aumentar el riesgo de contraerla.

Sus principales síntomas y signos son:

  • Mal olor vaginal;
  • Secreción delgada, verde, gris o blanca;
  • Comezón en la zona;
  • Ardor al orinar.

No obstante, hay muchos casos donde la mujer tiene vaginosis bacteriana pero no presenta síntomas ni signos alguno.

Autodiagnóstico

Si bien estos dos problemas son más que nada un desequilibrio de la flora intestinal, y por ello no siempre son obvias las diferencias entre la vaginosis bacteriana y la candidiasis, lo más prudente es que ante cualquier duda se consulte con un profesional capacitado, un médico de confianza o un ginecólogo.

La microbiota o flora vaginal

Autodiagnóstico vulvovaginitis

La superficie de la vagina se encuentra recubierta por una capa mucosa denominada “microbiota”, en la cual viven una comunidad microbiana, también conocida como flora vaginal.

Tanto el organismo de las mujeres como la propia microbiota se benefician de una especie de estado de simbiosis mutualista. Por un lado, la microbiota consigue el sustrato que necesita para sobrevivir y crecer, y por otro lado el organismo de la mujer se beneficia de la presencia de estos microrganismos, que protegen su mucosa vaginal ante la posible colonización de otros microorganismos patógenos que pueden llevar a infecciones.

Dentro de los microorganismos más comunes en la microbiota vaginal el género Lactobacillus es el más presente, principalmente Lactobacillus jensenii, Lactobacillus crispatus y Lactobacillus gasseri.

Funciones de la microbiota vaginal

La microbiota o flora vaginal

La microbiota vaginal juega un papel fundamental en la protección del epitelio vaginal, para evitar la contaminación por microorganismos patógenos. Básicamente esto se da de tres maneras o por medio de tres mecanismos:

  1. La producción de determinadas sustancias antimicrobianas para evitar la presencia de estos microorganismos dañinos.
  2. Una competencia entre la microbiota autóctona y la patógena.
  3. La capacidad de coagregación, mediante la cual el microorganismo patógeno es combatido por la microbiota vaginal autóctona.

Los microorganismos que componen la flora vaginal conviven en armonía, logrando así la denominada homeostasis, es decir un equilibrio en el cual no hay ninguna especie presente en menor o mayor proporción que lo que debe ser.

De esta manera lograr mantener un nivel correcto o adecuado de Lactobacillus es crucial para la salud vaginal.

Probióticos vaginales

Probióticos vaginales

No obstante, en ciertas situaciones o circunstancias puede haber una disminución de Lactobacillus en esta zona y con ello se produce una interrupción de la homeostasis con lo cual se reduce la protección de la mucosa.

Las causas pueden ser variadas, como por ejemplo:

  • Un incremento de pH debido al contacto con el semen, una descarga menstrual o bien el uso de tapones;
  • Una situación hormonal;
  • El uso de espermicidas;
  • Un tratamiento con antibióticos;
  • Un tratamiento con antineoplásicos.

En estos casos se pueden producir infecciones de microorganismo como las comentadas en este artículo. Y es, en este contexto, donde los probióticos vaginales, que pueden ser administrados por vía oral u óvulos vaginales, juegan un papel importante en la recuperación de la flora vaginal.

Este tipo de probióticos tienen dentro de su composición diferentes especies liofilizadas de microrganismos del género Lactobacillus, ya que este es el género que más necesita ser repoblado.

Conclusión: Tratamiento con probióticos

Conclusión - Tratamiento con probióticos

Como ves los probióticos tienen muchos beneficios, ya sea que se los administre por vía oral o por óvulos.

De manera que tienen un papel muy importante en mantener la salud vaginal y prevenir infecciones, y con ello mantener en buen estado la salud reproductiva de la mujer.

 

Quizás también te interese:

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!

Pin It on Pinterest