¿Es posible aliviar los sofocos durante la menopausia?… Los sofocos son uno de los síntomas comunes durante la menopausia, provocada por la disminución de estrógenos. Estos episodios de calor intenso afectan a muchas mujeres y pueden complicar tanto el día a día como la calidad del sueño.

Este artículo examina las causas hormonales detrás de los sofocos y presenta diversas estrategias para aliviarlos. Desde cambios en el estilo de vida, alternativas naturales y productos para la menopausia hasta tratamientos médicos, pueden ayudar a mejorar el bienestar y minimizar las molestias asociadas a la transición menopáusica.

¿Qué verás en este artículo?

Comprendiendo los sofocos y sudores nocturnos

Comprendiendo los sofocos y sudores nocturnos

Los sofocos y los sudores nocturnos son dos síntomas comunes de la menopausia, que afectan a la calidad de vida de muchas mujeres durante esta transición.

Diferencia entre sofocos y sudores nocturnos

Los sofocos son sensaciones súbitas de calor intenso que suelen comenzar en el pecho y se extienden hacia el cuello y el rostro. Pueden ir acompañados de sudoración y, en algunos casos, de palpitaciones, mareos y enrojecimiento de la piel.

Por otro lado, los sudores nocturnos son episodios similares de calor y sudoración, pero se producen durante la noche, por lo cual interrumpen el sueño.

Ambos síntomas son manifestaciones de alteraciones vasomotoras relacionadas con los cambios hormonales en la menopausia.

Prevalencia y duración de los síntomas menopáusicos

Se estima que entre el 70 % y el 80 % de las mujeres que transitan la menopausia experimentan sofocos y sudores nocturnos. La duración e intensidad de estos síntomas pueden diferir y variar de forma significativa entre diferentes mujeres.

Algunas mujeres pueden comenzar a experimentar estos síntomas en la perimenopausia, la fase de transición antes de la menopausia, y pueden continuar experimentándolos durante años después de la menopausia.

En general, los síntomas pueden durar entre seis meses y varios años, aunque en ciertos casos, pueden persistir durante más de una década.

Causas hormonales de los sofocos

Causas hormonales de los sofocos

Los sofocos están directamente relacionados con los cambios hormonales. La disminución de los niveles normales de estrógeno provoca una serie de cambios en el cuerpo que afectan al control de la temperatura.

Disminución de estrógeno y su impacto en el cuerpo

Como dijimos, durante el proceso menopáusico los niveles de estrógeno tienden a disminuir de manera significativa. Esta disminución tiene un efecto directo en múltiples funciones corporales.

El déficit de estrógeno impacta en la regulación de la temperatura corporal. También puede influir en otras funciones metabólicas y afectar el ánimo, el nivel de energía y la salud ósea.

Las mujeres pueden experimentar una variedad de síntomas, siendo los sofocos uno de los más comunes y molestos.

Impacto en el hipotálamo

El hipotálamo es una pequeña región del cerebro responsable de diversas funciones, incluidos el control de la temperatura corporal y la regulación de otras hormonas.

El hipotálamo actúa como un termostato interno, ajustando la temperatura del cuerpo según las necesidades. Los cambios hormonales afectan su funcionamiento. Al recibir señales de bajos niveles hormonales, el hipotálamo puede inferir de modo erróneo que el cuerpo está sobrecalentado.

Como resultado, inicia mecanismos de enfriamiento, como la dilatación de los vasos sanguíneos en la piel y el aumento de la sudoración, lo que provoca los sofocos.

Factores desencadenantes y su impacto

Factores desencadenantes y su impacto

Ciertos hábitos y situaciones pueden desencadenar o agravar la frecuencia e intensidad de los sofocos.

  • Fumar cigarrillos o cigarrillos electrónicos
  • Consumir bebidas con cafeína
  • Comer alimentos picantes
  • Beber alcohol
  • Estar en ambientes calurosos
  • Estrés

Identificar y prevenir estos distintos factores desencadenantes mencionados puede ayudar notablemente a minimizar los episodios de sofocos.

Llevar un registro detallado de los eventos que preceden a los sofocos puede ser una herramienta útil para identificar patrones y tomar medidas preventivas pertinentes.

Diagnóstico de sofocos menopáusicos

Diagnóstico de sofocos menopaúsicos

El diagnóstico de los sofocos menopáusicos se basa en la evaluación clínica y en mediciones hormonales específicas.

Evaluación clínica y autoinforme de síntomas

Los sofocos menopáusicos suelen diagnosticarse a partir de la descripción de los síntomas proporcionada por la paciente. A través de una conversación detallada, el médico puede obtener información sobre la frecuencia, duración e intensidad de los episodios de sofocos y sudores nocturnos.

En algunas ocasiones, se utiliza una escala de autoinforme para evaluar qué tan grave son los síntomas. Esta puede incluir preguntas sobre la cantidad de sofocos diarios, la interferencia en la calidad de vida y la posible relación con factores desencadenantes específicos.

Estos autoinformes permiten una valoración más precisa y objetiva del impacto de los sofocos en la vida cotidiana.

Análisis y niveles hormonales

Además de la evaluación clínica, en algunos casos se recomienda realizar análisis de sangre para poder conseguir un diagnóstico más acertado y preciso.

Estos análisis pueden incluir la medición de los niveles hormonales, particularmente del estrógeno y la hormona foliculoestimulante (FSH), la cual tiende a aumentar.

Estas mediciones hormonales pueden ayudar a confirmar que la mujer está en la transición menopáusica.

  • Hormona foliculoestimulante (FSH): Elevados niveles de FSH suelen ser indicativos de la menopausia, ya que el cuerpo intenta compensar la reducción de estrógenos aumentando la producción de esta hormona.
  • Estrógeno: Los niveles de estrógeno disminuyen significativamente durante la menopausia, lo que puede desencadenar sofocos y otros síntomas asociados.

Estas pruebas sanguíneas no siempre se requieren para el diagnóstico, pero pueden ser útiles para descartar otras causas de sofocos y para confirmar la fase de la transición menopáusica.

Impacto en la vida cotidiana

Impacto en la vida cotidiana

Los sofocos en la menopausia no solo alteran la temperatura corporal, sino que también afectan varios aspectos del bienestar diario de las mujeres.

Problemas de sueño y fatiga diurna

Los sofocos pueden causar interrupciones del sueño, conocidas como sudores nocturnos. Durante la noche, las mujeres pueden despertar varias veces debido a estas sensaciones de calor intenso, lo que da como resultado un sueño fragmentado e insuficiente.

La falta de sueño continuada puede conducir a una fatiga crónica durante el día. Esta fatiga afecta la capacidad de concentración, el desempeño en el trabajo y en la vida cotidiana, y disminuye la energía general.

Consecuencias psicológicas y emocionales

La interrupción del sueño y la fatiga diurna pueden desencadenar una serie de problemas psicológicos y emocionales. La falta de descanso puede llevar a irritabilidad y cambios de humor, aumentando el estrés y la ansiedad.

Las mujeres también pueden experimentar una disminución de la autoconfianza y sentirse avergonzadas debido a los sofocos repentinos en situaciones sociales o laborales.

Estas experiencias pueden afectar las relaciones interpersonales y contribuir a una sensación general de malestar emocional.

Estrategias iniciales para aliviar los sofocos

Estrategias iniciales para aliviar los sofocos

Implementar cambios en el entorno y adoptar prácticas mente-cuerpo son pasos iniciales eficaces para aliviar los sofocos durante la menopausia. Estas estrategias pueden mejorar significativamente el bienestar general de las mujeres afectadas.

Ajustes en el entorno y estilo de vida

Mantener el dormitorio fresco

Una de las estrategias que más efectos positivos tiene para manejar los sofocos nocturnos o sudores nocturnos es mantener el dormitorio fresco. Usar capas de sábanas y cobijas permite ajustarlas según sea necesario durante la noche.

También puede ser útil el uso de ventiladores de cama o aire acondicionado para mantener una temperatura agradable.

Vestirse con varias capas

Vestirse con ropa en capas facilita la adaptación rápida a las fluctuaciones de temperatura corporal que ocurren durante los sofocos.

Al sentir el inicio de un sofoco, se pueden quitar fácilmente las capas superiores para aliviar la sensación de calor.

Beber agua fría

Consumir pequeñas cantidades de agua fría antes de acostarse puede ayudar a reducir la intensidad de los sofocos nocturnos.

Mantener una botella de agua fría cerca de la cama también puede proporcionar un alivio inmediato si se sienten sofocos durante la noche.

Prácticas mente-cuerpo

Yoga y meditación de atención plena

El yoga y la meditación de atención plena pueden ser extremadamente beneficiosos para aliviar los sofocos y los síntomas asociados a la menopausia. Además, no solo reducen el estrés, sino que también ayudan a mejorar la calidad del sueño y el bienestar emocional general.

El yoga, a través de posturas suaves y ejercicios de respiración, promueve la relajación y la regulación de la temperatura corporal.

La meditación de atención plena ayuda a centrarse en el presente, disminuyendo el estrés, la ansiedad y mejorando notablemente el estado de ánimo.

Tai chi

El tai chi es una práctica mente-cuerpo que combina movimientos suaves y fluidos con técnicas de respiración profunda. Esta actividad, similar al yoga en su enfoque holístico, ha mostrado ser beneficiosa para manejar los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos.

El tai chi favorece la calma mental y la regulación de la energía corporal, contribuyendo a reducir la frecuencia e intensidad de los sofocos.

Cambios en la dieta y ejercicio físico

Cambios en la dieta y ejercicio físico para los sofocos

Hacer ajustes en la dieta y en la rutina de ejercicio puede tener un impacto significativo en la gestión de los sofocos durante la menopausia.

Alimentos a evitar

Una dieta equilibrada es uno de los aspectos fundamentales para ser capaces de manejar y controlar los síntomas de la menopausia, y ciertos alimentos pueden desencadenar o empeorar los sofocos. Es recomendable limitar o evitar el consumo de:

  • Comidas picantes: Los alimentos que contienen altas cantidades de especias, como el chile, pueden aumentar la sensación de calor en el cuerpo, intensificando los sofocos.
  • Cafeína: Las bebidas con cafeína, como el café, el té y algunos refrescos, pueden estimular el sistema nervioso y empeorar los sofocos.
  • Alcohol: Consumir alcohol puede dilatar los vasos sanguíneos, lo que puede causar una oleada de calor. Reducir la ingesta de bebidas alcohólicas puede ayudar a minimizar los episodios.
  • Azúcares refinados: Los alimentos con alto contenido de azúcar y carbohidratos refinados pueden provocar picos en los niveles de glucosa en sangre, lo que puede desencadenar sofocos.

Mantener un peso saludable

El mantenimiento de un peso corporal saludable es crucial para muchas facetas de la salud, incluido el manejo de los sofocos durante la menopausia.

Beneficios de un peso saludable

Las mujeres con sobrepeso u obesidad tienden a experimentar sofocos más severos y frecuentes. Por ello, mantener un peso saludable, acorde con la situación específica de cada caso, puede ayudar a reducir la intensidad y frecuencia de estos síntomas.

Estrategias para mantener el peso

Adoptar hábitos alimenticios saludables y llevar una rutina regular de ejercicio físico puede contribuir significativamente a mantener un peso adecuado.

  • Incorporar una dieta balanceada: Consumir una variedad de frutas, granos enteros, verduras, grasas saludables y proteínas magras puede proporcionar los nutrientes necesarios sin exceso de calorías.
  • Control de porciones: Prestar atención al tamaño de las porciones y evitar comer en exceso puede ayudar a controlar el peso.
  • Ejercicio regular: Realizar actividad física de forma regular, como caminar, practicar yoga o nadar, no solo ayuda al control del peso, sino que también mejora el bienestar general.

Técnicas de relajación y respiración

Técnicas de relajación y respiración

Las técnicas de relajación pueden ser de gran ayuda para aliviar los sofocos durante la menopausia, reduciendo el estrés y mejorando el bienestar general.

Respiración profunda y rítmica

La respiración profunda y rítmica es una técnica efectiva para calmar el cuerpo y la mente. Consiste en inhalar profundamente por la nariz, permitiendo que el abdomen se expanda, y luego exhalar lentamente por la boca.

  • Inhala por la nariz contando hasta cuatro.
  • Sostén la respiración contando hasta cuatro.
  • Exhala suavemente por la boca contando hasta cuatro.
  • Repite este ciclo durante varios minutos, centrando la atención en la respiración.

Este método no solo ayuda a reducir la intensidad de los sofocos, sino que también mejora la capacidad de relajarse durante situaciones estresantes.

Otros métodos de relajación

Relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva consiste en tensar y luego relajar cada grupo muscular del cuerpo. Esta técnica alivia la tensión física y calma la mente.

  • Comience por los pies y progresivamente suba hasta la cabeza.
  • Tense cada grupo muscular durante cinco segundos.
  • Libere la tensión bruscamente y note la sensación de relajación.

Realizar de manera regular esta práctica puede proporcionar alivio significativo.

Meditación guiada

La meditación guiada implica seguir las instrucciones de una grabación o un guía para alcanzar un estado de relajación profunda. Puede incluir visualizaciones, respiración consciente y afirmaciones positivas.

Permite desconectar del estrés diario y centrarse en pensamientos positivos y calmantes, lo cual puede reducir la frecuencia e intensidad de los sofocos.

Aromaterapia

La aromaterapia utiliza aceites esenciales de plantas para promover la relajación. Los aceites como la lavanda, el incienso y la menta pueden ser inhalados o aplicados tópicamente (diluidos) para aliviar el estrés y mejorar el sueño.

  • Coloca unas gotas de aceite esencial en un difusor.
  • Haz inhalaciones profundas inhalando el aroma.
  • Agrega aceites esenciales diluidos a un baño relajante.

Estos métodos pueden complementar las técnicas de respiración y meditación.

Tratamientos no hormonales

Tratamientos no hormonales

Los tratamientos no hormonales ofrecen alternativas efectivas para aliviar los sofocos durante la menopausia cuando los cambios sugeridos en el estilo de vida no son por sí solos suficientes.

Estos incluyen medicamentos que abordan diferentes mecanismos corporales sin emplear hormonas.

Antidepresivos

Los antidepresivos se han mostrado útiles en el manejo de sofocos menopáusicos, aunque no son tan eficaces como la terapia hormonal. No obstante, representan una opción adecuada para mujeres que no pueden recurrir a hormonas.

Posibles efectos secundarios

Entre los efectos secundarios de los antidepresivos se encuentran las náuseas, dificultad para dormir, aumento de peso y disfunción sexual.

Es crucial que la elección del medicamento y su dosis sea ajustada y monitorizada por un médico especialista.

Anticonvulsivos

Algunos anticonvulsivos también han ganado popularidad por su capacidad para reducir los sofocos. Estos fármacos, usualmente prescritos para el tratamiento de epilepsia y otros trastornos convulsivos, han demostrado su eficacia en estudios recientes.

Gabapentina y pregabalina

La gabapentina y la pregabalina son dos anticonvulsivos que han mostrado resultados prometedores.

Estos medicamentos pueden ser una opción viable para mujeres que no obtienen suficiente alivio mediante otros métodos.

Efectos adversos

Las posibles complicaciones del uso de anticonvulsivos incluyen somnolencia, mareos y aumento de peso, por lo que es esencial una evaluación continua por parte del médico para ajustar las dosis según sea necesario.

Terapia hormonal

Terapia hormonal para los sofocos y sudores nocturnos

La terapia hormonal es una alternativa eficaz y que da muy buenos resultados cuando de tratar y controlar los sofocos severos se trata. Se utiliza principalmente estrógeno, a menudo combinado con progesterona, para lograr llevar al equilibrio los niveles hormonales y, de este modo, poder aliviar los síntomas.

Uso de estrógeno y progesterona

Dosis más baja efectiva

Es recomendable utilizar la dosis más baja de estrógeno que sea eficaz para controlar los sofocos. Este enfoque minimiza los riesgos asociados con la terapia hormonal, permitiendo aliviar los síntomas con la menor cantidad de hormonas necesaria.

El médico ajustará la dosis individualmente, evaluando la respuesta del cuerpo y haciendo cambios según sea necesario. La meta es encontrar un equilibrio que maximice los beneficios y reduzca los posibles efectos adversos.

Terapias combinadas

En mujeres que tienen útero, la terapia hormonal incluye una combinación de estrógeno y progesterona. Esto se debe a que el uso de estrógeno solo puede aumentar el riesgo de cáncer de endometrio.

La combinación garantiza una protección adicional para el revestimiento del útero.

Existen diferentes formas de administración, incluyendo pastillas, parches y geles, lo que permite personalizar el tratamiento según las preferencias y necesidades de cada mujer.

Evaluación de riesgos y beneficios

Riesgos de cáncer y otras enfermedades cardiacas

Al considerar la terapia hormonal, es crucial evaluar los riesgos frente a los beneficios. Algunos estudios e investigaciones señalan y sugieren que el uso prolongado de estrógeno y progesterona puede tener como efecto no deseado el aumento del riesgo de cáncer de mama y enfermedades cardíacas.

La evaluación de antecedentes médicos personales y familiares es fundamental para que el médico pueda identificar posibles riesgos. Factores como la edad, el tiempo desde el inicio de la menopausia y la salud general también influirán en la decisión de comenzar la terapia hormonal.

Atención y personalización del tratamiento

La terapia hormonal debe ser personalizada. No todas las mujeres vivencian los síntomas con la misma intensidad ni de la misma manera. Por ello, un enfoque individualizado y personalizado es vital para optimizar tanto los resultados como para reducir y prevenir posibles efectos secundarios.

El seguimiento regular con el médico permite ajustar la terapia según sea necesario, monitorear la respuesta al tratamiento y asegurar que los niveles hormonales se mantengan en un rango óptimo.

Medicina alternativa y complementaria para los sofocos

Medicina alternativa y complementaria para los sofocos

Existen diversas y múltiples opciones y alternativas de medicina alternativa y complementaria que pueden proporcionar alivio a los sofocos durante la menopausia.

Estas opciones abarcan desde el uso de plantas medicinales hasta prácticas como la acupuntura y modificaciones dietéticas.

Fitoterapia

La fitoterapia emplea hierbas y plantas medicinales para tratar diversos síntomas asociados con la menopausia. Algunos suplementos a base de plantas han sido objeto de estudio por su potencial para aliviar los sofocos.

Cimicifuga racemosa (cohosh negro)

La Cimicifuga racemosa, o cohosh negro, es una planta popularmente utilizada para aliviar los síntomas menopáusicos. Diversos estudios e investigaciones sugieren que puede ayudar a disminuir y reducir tanto la frecuencia como la intensidad de los sofocos.

Su mecanismo de acción no está del todo claro, pero se cree que puede afectar los receptores de serotonina en el cerebro.

Es fundamental consultar con un profesional de la salud antes de comenzar a tomar cohosh negro, ya que puede interactuar con otros medicamentos y no es adecuado para todas las personas.

Fitoestrógenos de plantas

Los fitoestrógenos son compuestos vegetales que pueden imitar los efectos del estrógeno en el cuerpo. Las fuentes comunes de fitoestrógenos incluyen el trébol rojo, la soja y el lino.

Estos compuestos pueden ofrecer un alivio parcial de los sofocos debido a su capacidad para unir a los receptores de estrógeno.

La eficacia de los fitoestrógenos varía entre las mujeres, y su uso debe ser discutido con un médico para asegurar una dosis adecuada y prevenir posibles efectos adversos.

Acupuntura y sus beneficios

La acupuntura es una práctica originaria de la medicina tradicional china que conlleva el uso de agujas finas en puntos específicos del cuerpo. Algunos estudios han mostrado que la acupuntura puede ayudar a disminuir tanto la frecuencia como la severidad de los sofocos menopáusicos.

Aunque los mecanismos exactos por los cuales la acupuntura ejerce estos efectos no están completamente comprendidos, se cree que puede influir en la regulación de la temperatura corporal y la liberación de neurotransmisores.

Las mujeres interesadas en esta terapia deben asegurarse de acudir a un acupunturista certificado y con experiencia en el tratamiento de síntomas menopáusicos.

 

Fuentes consultadas:

  • Breastcancer.org. (s.f.). Hot Flashes and Breast Cancer. Recuperado de: https://www.breastcancer.org/treatment-side-effects/hot-flashes
  • Breastcancer.org. (24 de abril de 2024). Menopause Symptoms: Hot Flashes. Recuperado de: https://www.breastcancer.org/treatment-side-effects/menopause/treating-symptoms/hot-flashes
  • Medicalnewstoday.com. (). Anxiety and hot flashes: What is the link? Recuperado de: https://www.medicalnewstoday.com/articles/anxiety-hot-flashes
  • Mymenopausecentre.com. (s.f.). Menopause and breathing difficulties. Recuperado de: https://www.mymenopausecentre.com/symptoms/breathing-difficulties/
  • Onlinemenopausecentre.com. (5 de julio de 2023). What Causes Menopausal Shortness of Breath? Recuperado de: https://onlinemenopausecentre.com/menopause-breathlessness/
  • Oxford University Press. (1 de agosto de 1998). Perimenopause: The Complex Endocrinology of the Menopausal Transition. Recuperado de: https://academic.oup.com/edrv/article/19/4/397/2530801
  • Vinmec.com. (s.f.). Common disorders during perimenopause. Recuperado de: https://www.vinmec.com/en/news/health-news/common-disorders-during-perimenopause/

 

Si te resultó de interés este artículo y te ha sido útil, compártelo en tus redes sociales favoritas para que llegue a más personas. Muchas GRACIAS!!! 😉
Don`t copy text!