Aquí tienes la tercera y última parte de este artículo sobre las preguntas más frecuentes sobre menopausia y climaterio (aquí tienes la parte 2).

P.17: ¿Qué más debes saber sobre los síntomas de la menopausia?

Existen una serie de indicadores y síntomas que la mayoría de las mujeres pueden experimentar durante la menopausia, los cuales pueden ser leves o intensos según cada caso en particular, dependiendo ésto de muchos factores tales como la alimentación, el uso de medicamentos, el hábito de fumar y en general del estilo de vida, siendo aconsejable informarse y educarse para encarar esta etapa de la mejor manera posible.

Es una realidad que todas las mujeres transitarán esta etapa de la vida, ya que el envejecimiento es un proceso intrínseco vinculado a todo ser vivo, y la menopausia es parte de él.

No obstante, si bien todas las mujeres pasarán por esta etapa, cada una la experimentará de una manera particular.

Para muchas es una gran experiencia que les ayuda a aceptar su edad con gracia, para otras puede ser de dificultades.

Algunos síntomas como los sofocos o los cambios de humor pueden generar cierta angustia en quienes los experimentan, y es importante identificarlos a tiempo y realizar, si es necesario, un tratamiento adecuado. Aunque muchas veces con solo algunos cambios en el estilo de vida es suficiente.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la menopausia?

A continuación se describen los síntomas más frecuentes, pero cabe aclarar que éstos también pueden ser provocados por otras condiciones y enfermedades por lo cual ante la aparición de los primeros síntomas siempre es recomendable visitar al médico.

Periodos irregulares

Uno de los primeros indicios de que una mujer se está acercando a la menopausia es la irregularidad en los periodos menstruales. Lo que puede darse como un acortamiento o distanciamiento entre ellos. También puede suceder que el flujo menstrual sea más abundante o, por el contrario, se torne más leve.

Sofocos

Uno de los síntomas más comunes y que en general experimentan la mayoría de las mujeres menopáusicas son los sofocos. Se producen cuando los niveles de estrógeno caen.

Si bien los sofocos suelen durar solo algunos minutos y ocurren distanciados entre sí, en algunos casos pueden ser frecuentes como por ejemplo dos o más durante el lapso de una hora. Como efecto secundario se produce un enrojecimiento de la piel y sudoración, que puede ser más o menos abundante según cada caso en particular.

Los sofocos pueden ocurrir en cualquier momento del día. A pesar de ser uno de los síntomas más característicos de la menopausia también existen otras condiciones que pueden provocarles, por lo que es importante concurrir al médico, no solo para darle tratamiento, sino además para descartar otras posibles causas.

Adelgazamiento del revestimiento vaginal y uretral

Con la llegada de la menopausia empieza a producirse un adelgazamiento del revestimiento vaginal y uretral. Estos cambios, entre otras cosas, incrementan las probabilidades de contraer infecciones vaginales.

Como consecuencia durante esta etapa puede resultar difícil disfrutar de las relaciones sexuales, ya que puede sentirse malestar y dolor en el área vaginal.

Sudoración nocturna y trastornos del sueño

Los trastornos del sueño se producen principalmente por la sudoración nocturna, que es cuando ocurren sofocos por las noches. Como resultado una mujer que padece sudoración nocturna se sentirá cansada y sin energía durante el día.

Incontinencia urinaria

Durante esta etapa el deseo de orinar puede aumentar considerablemente, resultando incómodo y desagradable para muchas mujeres que también pueden sufrir incontinencia al reír, estornudar o toser. Esto se debe al adelgazamiento del epitelio uretral y es mucho más frecuente en las mujeres multíparas por el estiramiento de las fibras musculares.

Aumento de peso

El aumento de peso es un signo claro de la menopausia, existiendo una tendencia a ubicarse en la zona abdominal.

En general, el peso que ganará una mujer durante la menopausia variará, de acuerdo a factores como la alimentación y el ejercicio, entre otros. También se produce una gran dificultad para eliminar el aumento de kilos ganados.

Estados de ánimo variables

Una mujer que está en la menopausia puede tener cambios de humor y llanto bruscos, alternándose períodos de felicidad y períodos de angustia. El estrógeno influye en la cantidad de serotonina que produce el cuerpo, los cambios en los niveles de esta hormona, conducen a cambios del estado de ánimo.

Fatiga

Es uno síntomas más comunes en esta etapa de la vida y es definido como un estado persistente de debilidad y cansancio.

Pérdida de la libido

Se produce principalmente debido a la disminución en los niveles de estrógeno y progesterona, siendo uno de los síntomas más frecuentes.

Otros síntomas pueden ser:

  • Dificultad para concentrarse.
  • Desorientación y confusión mental.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Depresión y ansiedad.
  • Disminución de la libido.
  • Dolor de cabeza.
  • Hinchazón.
  • Metabolismo lento.
  • Incontinencia urinaria.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Pérdida de densidad ósea.
  • Problemas de memoria.
  • Palpitaciones.
  • Cambios en la piel.
  • Cambios en el cabello.
  • Nauseas.
  • Mareos, desvanecimientos y vértigo.
  • Estrés.

Además existen otros indicadores de la menopausia, los cuales incluyen cambios físicos tales como arrugas, adelgazamiento del cabello o la aparición de problemas de la piel.

La menopausia está relacionada con otras condiciones y enfermedades como la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares, la depresión y la ansiedad, las enfermedades de la tiroides, las infecciones urinarias, los problemas de la tiroides y la incontinencia urinaria

Si bien los síntomas de la menopausia muchas veces pueden ser disminuidos con algunos cambios en el estilo de vida (como tener una dieta más saludable y hacer ejercicio), otras veces estos síntomas pueden ser muy intensos, en cuyo caso es recomendable visitar al médico para determinar el tratamiento más apropiado a seguir.

Es importante saber que la mayoría de estos síntomas son altamente tratables, por lo que no hay motivo para que se conviertan en un problema, siempre y cuando se los identifique, y se evalúen las opciones de tratamiento disponibles para cada síntoma.

P.18: ¿Cómo disminuir los síntomas de la menopausia?

Existen cientos de consejos y recomendaciones que se podrían dar para disminuir los síntomas de la menopausia, y seguramente algunos tendrán mayor efecto que otros, según cada caso en particular.

No obstante, la menopausia no es algo nuevo, las mujeres viven la menopausia desde el inicio de los tiempos, lo que lleva a que se haya hablado mucho sobre el tema y se conozca qué funciona y qué no.

Podemos asegurarte que cualquiera sea el síntoma que te esté molestando, hay una solución específica para dicho problema, tan solo es cuestión de buscarla y aplicarla.

Básicamente saber qué hacer no es difícil hoy en día con la gran cantidad de información de la que se dispone, sin embargo a veces demasiada información puede sobresaturar los sentidos y marear un poco, por ello es importante poder separar lo que sirve de lo que no.

Si tienes dudas sobre la menopausia y porqué es que ha llegado a tu vida para no irse más sigue leyendo los artículos de este blog.

Aquí tienes las partes 1 y 2 de este artículo.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies