Seleccionar página

👩‍🦰 Copa Menstrual (o Copa Vaginal) ▶ Todo lo que debes saber ✅ [Actualizado 2.019]

👩‍🦰 Copa Menstrual (o Copa Vaginal) ▶ Todo lo que debes saber ✅ [Actualizado 2.019]

Copa menstrual (o Copa vaginal)… La mayoría de las mujeres hoy en día han escuchado hablar sobre las copas menstruales

Son varios los beneficios y ventajas que ofrecen en comparación con otros métodos, teniendo además muy pocas desventajas; por lo cual muchas mujeres ya han optado por utilizarlas.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que aún tienen dudas sobre si les conviene o no utilizar este método.

En la actualidad es fácil encontrar información en internet sobre las copas menstruales como la que puedes hallar en copa menstrual web.

Y gracias a haberse popularizado su uso, existen muchas marcas que las comercializan, siendo posible encontrar en el mercado diversos tamaños, colores y modelos.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas conocer sobre la copa menstrual; sigue leyendo y entérate de todo…

¿Qué son las copas menstruales?

Qué son las copas menstruales

La copa menstrual, también conocida como copa vaginal o copa para la regla, básicamente son como un “vasito” que actúa como una barrera ante el flujo menstrual, mediante su previa inserción en la vagina.

La principal diferencia de este método con relación a otros como las compresas o los tapones, es que, en vez de absorber el sangrado, las copas menstruales lo recogen, lo que permite que no sea absorbida la humedad natural que tu cuerpo necesita, y con ello no se vea alterada la flora vaginal.

Las copas menstruales o vaginales son una opción ecológica y reutilizable, y si son conservadas con ciertas precauciones pueden durar hasta 10 años.

Además, al llevarla puesta permite realizar cualquier tipo de movimientos, y pueden llevarse en el interior hasta 12 horas sin ningún problema, aunque por supuesto esto dependerá del flujo que la mujer tenga.

Otra característica es que tienen un uso ilimitado, siendo posible quitarla y ponerla todas las veces que sea necesario.

Son flexibles por lo que se adaptan perfectamente al interior de la vagina.

Se pueden usar durante todo el periodo e incluso las puedes usar por las noches al dormir.

Una vez haya terminado tu periodo menstrual solo debes esterilizarla, lavándola con agua hirviendo y guardarla, para volver a utilizarla luego en la próxima menstruación.

¿De qué están hechas las copas menstruales?

Están hechas con silicona médica o TPE (elastómero termoplástico), lo que tiene el beneficio de que no seca ni araña las paredes vaginales, ni tampoco deja ningún rastro de fibras, a diferencia de los tradicionales tapones.

Además, no se utilizan aditivos químicos en su fabricación, logrando su color con colorantes alimentarios por lo cual es totalmente inofensiva para el cuerpo.

Pueden ser usadas tanto por mujeres que no tengan alergias como por las que sí las tienen.

También, al tener una superficie totalmente lisa, las bacterias no pueden permanecer en ella.

¿Recomiendan los ginecólogos usarla?

Según estudios realizados las copas menstruales son seguras, y eficaces, y no conllevan ningún riesgo para la salud de la mujer, ni implican mayores riesgos de infecciones en comparación con otros productos.

E incluso con una higiene adecuada los riesgos de infecciones son menores que con otras opciones.

También se estima que hasta un 70% de las mujeres que las han utilizado las han adoptado como primera opción.

Incluso en países como Sudáfrica y Canadá donde su uso está generalizado, se han llevado a cabo investigaciones que sostienen que utilizar las copas menstruales comporta menos riesgos de que se desarrollen infecciones por vaginosis bacteriana.

Ventajas y desventajas del uso de copas menstruales

Ventajas y desventajas del uso de copas vaginales

A continuación, te damos un resumen de las ventajas y desventajas del uso de copas menstruales.

Ventajas

– Son más económicas a largo plazo: si bien el gasto inicial es mayor comparándolo con otras opciones como los tampones o las compresas, rondando los 25 euros, en el largo plazo resultan mucho más baratas. Se estima que en un plazo de 6 a 8 meses se compensa el gasto inicial pero lo realmente bueno es que pueden durar varios años.

– Son más ecológicas: al ser productos reutilizables y no generar basura con contenido de plástico, como es el caso de los envoltorios, los aplicadores y las cajas de los tampones y las compresas, son más ecológicas y amigables con el medio ambiente, lo cual para muchas mujeres es una buena razón para optar por su uso.

– No absorben la humedad natural de la vagina: esto es bueno porque a diferencia de los tampones las copas menstruales no resecan la vagina, conservando la humedad natural de la misma. Siendo especialmente útiles cuando hay un flujo menstrual escaso.

– Mayor autonomía que otras opciones: las copas vaginales o menstruales pueden ser utilizadas en promedio durante unas 12 horas, dependiendo del flujo menstrual que se tenga, a diferencia de los tampones que tienen que ser cambiados cada pocas horas. Esto las hace ideales para aquellas situaciones en las que se va a estar fuera varias horas y no es posible cambiarse.

– Más comodidad y “naturalidad”: la mayoría de las mujeres que las han utilizado concuerdan que son muy cómodas y resulta natural utilizarlas. De hecho, manifiestan que a veces se pueden olvidar que las llevan puestas.

Desventajas

– Puede resultar más engorroso y dificultosa su manipulación: algunas usuarias manifiestan que el quitar la copa vaginal puede resultar “difícil” al principio y en ocasiones se pueden manchar. No obstante, esto es algo que desaparece con la práctica.

– Puede existir un mayor contacto con la sangre: para aquellas mujeres que son impresionables o aprensivas con la sangre puede que las copas menstruales no sean la mejor opción. Además, cabe destacar su uso implica un mayor contacto con la zona vaginal sobre todo al momento de insertarla.

– Puede ser difícil lavar la copa vaginal en baños públicos: cuando la copa menstrual es retirada y vaciada debe ser lavada, y puede resultar incómodo si no se tiene “cierta” privacidad, como cuando se está afuera y solo se dispone de un baño público. Sin embargo, gracias a su gran autonomía la mayoría de las veces es posible esperar a llegar a casa.

– Toma algo de práctica acostumbrarse a colocarlas y sacarlas: cuando se comienza a utilizarlas puede ser algo dificultoso colocarlas y retirarlas. Sin embargo, una vez que la mujer se acostumbra a hacerlo, es muy sencillo.

¿Cómo seleccionar la copa vaginal que se adapte mejor a ti?

Cómo elegir la mejor copa vaginal para ti

Si ya te decidiste a comprar una copa vaginal, debes tener presente algunos aspectos de modo que realices la mejor elección posible para tu caso en particular.

En el mercado hay diversos modelos de copas menstruales entre los cuales elegir, habiendo diferentes tallas, colores y formas.

Si bien cada marca tendrá ligeras diferencias básicamente hay dos modelos entre los cuales elegir:

  • De diafragma: las cuales son colocadas por encima del cérvix y se sostienen en esa posición gracias a la presión del hueso púbico. Para extraerla se debe enganchar el dedo al reborde que tiene y se empuja hacia abajo.
  • Con forma de campana: estás se colocan en la parte baja de la vagina, debajo del cérvix, y para retirarla se usa un rabillo que tienen en la parte final.

Además, al elegir la copa menstrual ideal para ti debes tener en cuenta qué tamaño elegir, ya que la anatomía de todas las mujeres no es la misma.

En general dependiendo de la edad y la estatura se podrá elegir el tamaño ideal de copa vaginal.

Pero también hay que tener en cuenta en algunos casos otros aspectos como la elasticidad de los músculos vaginales.

Copa menstrual tallas

Copa menstrual tallas

En general la mayoría de las marcas de copas menstruales tienen dos tallas: grandes y pequeñas; teniendo cada una sus características propias.

  • Copa menstrual grande: normalmente son para mujeres de más de 30 años de edad, que hayan tenido partos, y tengan un abundante flujo vaginal.
  • Copa menstrual pequeña: comúnmente son ideales para mujeres de menos de 30 años de edad, que no hayan tenido partos, y tengan músculos pélvicos fuertes, por ejemplo mujeres deportistas; además también son recomendadas pata mujeres que aún son vírgenes y/o que tengan una vejiga sensible o hipersensible.

Algunos consejos útiles para el uso de la copa menstrual o vaginal

Algunos consejos útiles para tu copa menstrual o vaginal

Como cualquier producto de higiene intima las copas menstruales requieren que se tengan algunos cuidados, de modo que se alargue su vida útil y se mantengan en condiciones que hagan seguro su uso.

Aquí tienes algunos consejos que te serán útiles para mantener en óptimas condiciones la copa menstrual si decides comenzar a usarla:

  • Prácticamente todas las copas vaginales incluyen una bolsa de algodón en la cual se la debe guardar, que permite que el material transpire adecuadamente y no se deteriore. Por ello siempre que no la vayas a utilizar guárdala dentro de la bolsa de algodón que viene con el producto.
  • Trata de no guardarla en envases de cristal o herméticos.
  • Al guardarla evita que sea en lugares con temperaturas extremas (es decir mucho frío o mucho calor). Lo ideal es guardarla en un lugar fresco y seco, a una temperatura media, de modo que conserve sus materiales y propiedades en buenas condiciones.
  • Durante la menstruación, enjuágala con abundante agua, y al finalizar tu regla,  lávala con agua hirviendo para esterilizarla para eliminar cualquier bacteria. NUNCA la guardes sin haberla esterilizado.
  • Si te cuesta introducirla en la vagina, puedes probar utilizando algún lubricante natural apto, tantas veces como sea necesario.
  • Evita que sea expuesta a rayos UVA, para prevenir que pierda el color y sus propiedades.

¿Cómo se utiliza una copa vaginal?

Cómo se usa una copa menstrual o vaginal

Como dijimos antes, al comenzar a utilizarla puede que te resulta algo complicado, pero con la practica serás capaz de colocarla y quitarla sin problema alguno.

A continuación, te detallamos 7 pasos que debes tener en cuenta al utilizar una copa menstrual.

– Paso #1: Esteriliza la copa vaginal: normalmente esto debe hacerse con agua hirviendo. Para ello hierve agua en un recipiente apto, como una olla o una taza, y deja la copa vaginal sumergida unos 5 minutos. Con ello ya estará lista para que la uses. Además, ten en cuenta que antes de manipularla debes lavarte bien las manos. Te recomendamos que destines un recipiente solo para este fin.

– Paso #2: Pliega la copa vaginal: antes de colocarla debes plegarla, uniendo los bordes de manera que se forme una C, o presionando hacia abajo un borde y sosteniéndola con firmeza desde la base.

– Paso #3: Introdúcela: antes que nada, es importante que estés relajada para que los músculos vaginales no estén tensos. Busca una posición en la que te encuentres cómoda, por ejemplo poniéndote en cuclillas, y colocando la copa de modo que apunte en dirección a la columna. Ten en cuenta que la dirección no debe ser para arriba, sino que debes darle una dirección ligeramente hacia atrás.

– Paso #4: Asegúrate de que esté bien colocada: primero ten presente que la copa no va puesta tan arriba como en el caso de los tampones, sino que apenas debe entrar en la vagina. Cuando la hayas colocado como indicamos antes, la copa se abrirá, y para cerciorarte de que esté bien puesta y desplegada puedes deslizar un dedo por su perímetro, de modo que la gires un poco, y luego tirar suavemente de la misma hacia afuera de manera que quede perfectamente pegada y sellada a las paredes vaginales.

– Paso #5: Vacíala con frecuencia: en primera instancia esto depende de la cantidad de flujo o sangrado que tengas, pero lo normal puede ser cada 6 a 8 horas. Al principio deberás monitorearla con la misma frecuencia como si fuera un tampón, hasta que conozcas como es la retención de la copa en tu caso en particular. Para que tengas una referencia considera que si un tapón debes cambiarlo cada 4 a 6 horas, una copita deberás cambiarla cada más o menos el doble de tiempo.

– Paso #6: Quita la copa: para quitarla debes tomarla por el agarre de modo que alcances su base con más facilidad. Puede introducir un dedo para romper el vacío y luego extraerla con suavidad. No tires del agarre, sino que debes manipularla desde la base. Después debes lavarla con agua y volverla a introducir. Es importante que laves muy bien tus manos antes de introducirlas en la vagina.

– Paso #7: Guárdala: como vimos antes, una vez que tu menstruación haya terminado debes esterilizar la copa y guardarla en la bolsa de algodón hasta el próximo periodo.

Unas últimas palabras: Copa Menstrual, una alternativa eficaz y ecológica

Copa Menstrual, una alternativa eficaz y ecológica

Como viste antes, la copa vaginal o menstrual es una alternativa ecológica y también muy eficaz y, además, a largo plazo, es mucho más económica que otras opciones, durando si la cuidas bien hasta 10 años.

Existen muchas marcas en el mercado, con colores, tamaños y formas diferentes, solo debes elegir la mejor para ti, la que se adepta tus características propias, y animarte a probarlas.

Esperamos que este artículo te haya ayudado y ahora tengas más en claro qué son y por qué te conviene probar esta opción ecológica, eficaz y económica.

Cualquier duda que tengas, deja un comentario y te ayudaremos.

 

Quizás también te interese:

 

Si te resultó de interés este artículo y te ha sido útil, compártelo en tus redes sociales favoritas para que llegue a más personas. Muchas GRACIAS!!! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (GDPR) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

Responsable: Ramiro Rementería.

Finalidad: Moderar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: RAIOLA NETWORKS, S.L.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!