🦷 Irrigadores dentales para una buena salud dental en la menopausia

Irrigadores dentales para una buena salud dental en la menopausia

Irrigadores dentales. La higiene bucodental es algo que hay que tomar en serio, ya que con ella se pueden evitar muchos problemas dentales y de encías, que de por si pueden ser más frecuentes para las mujeres que se hayan en la menopausia.

Acudir al dentista al menos una vez al año es fundamental pero también hay otras medidas que debemos tomar en nuestro propio hogar de manera diaria.

En primer lugar, cepillarse los dientes diariamente es esencial pero además existen ciertos aparatos que nos ayudan en el proceso de mantener una buena salud bucodental, como los irrigadores dentales (o irrigadores bucales).

En este artículo te contaremos para qué sirve un irrigador dental, cómo usarlo y algunas claves para que elijas el correcto para ti.

¿Para qué sirve un irrigador dental? ¿Y por qué usarlo en la menopausia?

Para qué sirve un irrigador dental

Un irrigador dental forma parte de los instrumentos elementales de higiene bucodental. Funciona “tirando” un chorro de colutorio bucal o de agua a presión que ayuda a quitar todos los restos de comida que puedan haber quedado entre los dientes o en la base de las encías.

Con ello se evita que se forme placa bacteriana y/o sarro, y se previenen enfermedades como el mal aliento, las caries, la gingivitis y la periodontitis. Además ayuda en el caso de presentar sangrado de encías.

Es realmente un dispositivo muy sencillo y fácil de usar y resulta muy útil para ayudarnos a mantener buenos hábitos de higiene bucodental.

Por todo ello es que es muy importante elegir un buen irrigador dental que brinde una limpieza de calidad y profunda.

En el mercado hay cientos de ellos, e incluso algunos son realmente muy costosos, sin embargo, se pueden encontrar los mejores irrigadores dentales a buenos precios en sitios como Amazon.

¿Cómo usar un irrigador dental?

Cómo usar un irrigador dental

Los pasos para usar un irrigador dental son muy sencillos:

  • Paso #1: Llena el depósito del irrigador dental con colutorio bucal o bien con agua.
  • Paso #2: Coloca el irrigador dental con la parte de la boquilla sobre tus encías.
  • Paso #3: Actívalo y direcciona el chorro entre los dientes y a lo largo de las encías. Puedes regular la presión y detenerte en las partes que consideres más importantes limpiar.
  • Paso #4: Cuando termines la limpieza, lava bien la boquilla y el depósito y sécalos. Esto es importante que lo hagas cada vez que lo utilices.

Una recomendación importante es que lo uses todos los días, preferentemente después del cepillado, durante unos dos minutos, y sobre todo antes de irte a dormir.

Claves y consejos para elegir el irrigador dental ideal

Claves y consejos para elegir el irrigador dental ideal

Llegados a este punto es probable que estés pensando en comprar un irrigador dental, si es así, te contaremos qué debes tener en cuenta para elegir el ideal para ti.

¿Qué tipos o clases de irrigadores dentales existen?

En primer lugar, te contaremos que existen básicamente dos tipos o clases de irrigadores bucales: los fijos y los portátiles.

Irrigadores dentales fijos

Son ideales para ser usados por varios miembros de una misma familia, ya que suelen tener un depósito más grande, además de disponer de más ajustes de presión y modos de limpieza.

No obstante, necesitas espacio en el baño donde colocarlo y al ser, normalmente, alimentados por un cable ofrecen menos posibilidades de movimientos.

Irrigadores dentales portátiles

Esta es la otra opción, siendo más pequeños y ergonómicos. Normalmente son alimentados por baterías, por lo cual es importante saber qué tiempo de autonomía tienen. Teniendo comúnmente una autonomía de unos 15 o 20 días en promedio.

Por ello es importante tener en cuenta que el irrigador bucal si es portátil incluya un indicador de batería.

Son ideales para personas que viajan con frecuencia o si es utilizado solo por un miembro de la familia.

Otro aspecto a tener en cuenta: Tecnología

No todos los irrigadores bucales son iguales, algunos tienen una tecnología más avanzada o compleja que otros. En líneas generales los más básicos solo incluyen un chorro de agua a presión que permite limpiar entre los dientes y el surco gingival.

Pero hay otros modelos más complejos que combinan una inyección de agua con micro burbujas de aire ayudando a eliminar con eficacia la suciedad incluso por debajo de la línea de las encías.

Asimismo, algunos irrigadores dentales tienen diversos modos de limpieza que permiten adaptar y ajustar la intensidad del chorro y la duración del mismo. E incluso pueden tener una tecnología ultrasónica que elimina las bacterias ocultas en las bolsas periodontales.

¿Qué hay que tener en cuanta al elegir un irrigador dental o irrigador bucal?

Qué hay que tener en cuanta al elegir un irrigador dental o irrigador bucal

Al comprar un irrigador bucal hay que tener en cuenta algunas especificaciones y/o características para elegir el correcto.

Entre las cosas que hay que tener en cuenta se hallan las siguientes:

  • Tamaño: si es un irrigador bucal fijo debemos tener en cuenta que haya espacio en el baño donde vamos a colocarlo. También hay que tener presente cuántas personas o miembros de la familia lo van a utilizar. Y además hay que pensar si lo queremos para usarlo en casa o es para cuando viajamos, siendo en este último caso mejor uno portátil.
  • Capacidad: la capacidad del depósito que necesitamos obviamente va a ser diferente según el uso que le vayamos a dar. Por ejemplo, si se tienen problemas periodontales será necesario uno con un depósito grande. Pero si solo lo necesitamos para mantener una higiene dental diaria adecuada uno con depósito pequeño podría estar bien.
  • Boquillas: como en el punto anterior, según cual sea el uso que pretendamos darle al irrigador dental definirá el tipo y el número de boquillas que tendrá que tener.
  • Presión de irrigación: es importante elegir uno que nos permita regular la presión del chorro para que lo podamos adaptar a las zonas de más difícil acceso o a las áreas más sensibles.
  • Tipo de irrigación: existen modelos que ofrecen distintos tipos de chorros como disperso, monochorro, microburbujas, etc. Según la necesidad que tengamos o del problema dental que presentemos será mejor uno u otro tipo de irrigación.
  • Tipo de fuente de alimentación: como vimos antes, los hay con pilas y otros que se enchufan a la red de electricidad. Cual elegir dependerá de nuestras necesidades, y de si lo necesitamos transportar o lo usaremos solo en nuestro baño.

Irrigador dental versus hilo dental ¿Qué es mejor?

Irrigador dental versus hilo dental - Qué es mejor

Realmente estos dos elementos de higiene dental son buenos complementos uno del otro. Por lo cual lo ideal es usarlos ambos.

Por un lado, el hilo dental puede resultar más efectivo para limpiar los espacios que hay entre los dientes y raspar los bordes del esmalte dental.

Pero por otro lado, el irrigador dental o irrigador bucal permite una limpieza mejor en el área que une el diente con la encía y en la parte gingival, es decir aquella en la que la encía cubre el diente y a veces no es fácilmente visible o accesible.

En este sentido, y en línea con lo comentado antes, el orden ideal de una limpieza dental diaria podría ser: cepillado, uso de hilo dental y finalmente uso de irrigador dental.

Consejos para mantener una buena salud bucodental

Consejos para mantener una buena salud bucodental

Para concluir te daremos algunas pautas o consejos para que tengas una buena salud dental y bucal.

  • Si puedes, compra un cepillo que sea eléctrico. Ya que este tipo de cepillos puede dar hasta 30.000 pasadas por minuto lo cual es imposible lograr con un cepillo manual.
  • Siempre usa seda o hilo dental para limpiar entre tus dientes.
  • Termina tu limpieza con un irrigador dental. De modo que acabes con las bacterias y los restos de suciedad que se suelen acumular en las encías y los dientes.
  • No olvides limpiar tu lengua. Ya que en ella también pueden acumularse bacterias y restos de comida.
  • De ser posible cepíllate los dientes después de cada comida. Sin importar si solo has comido un pequeño aperitivo.
  • Visita al dentista al menos una vez al año, o dos veces de ser posible, para hacer un control. Y por supuesto acude si tienes algún problema dental como una carie, o se te ha rota un empaste o el esmalte de un diente.

Conclusiones: Irrigador dental en la menopausia

Conclusiones - Irrigador dental en la menopausia

Como pudiste ver para realizar una higiene dental completa y efectiva es bueno contar con un irrigador dental. Y esto es especialmente importante si ya has llegado a la menopausia.

Si vas a comprar uno ten en cuenta los consejos antes mencionados para que puedas elegir el mejor para ti.

Cuéntanos en los comentarios si ¿ya usas un irrigador bucal? ¿O si planeas comprar uno?

 

Quizás también te interese:

 

Si te resultó de interés este artículo y te ha sido útil, compártelo en tus redes sociales favoritas para que llegue a más personas. Muchas GRACIAS!!! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!